Este finde de semana por fin he participado en el Startup Weekend Madrid. Conozco el evento desde hace años pero entre unas y otras nunca había podido participar. Esta vez sí, y ya sé que ésta será la primera de muchas. Estoy agotada y apenas recuerdo a que me dedicaba yo antes del viernes pasado. Esto hay que repetirlo.

¿Qué es el Startup Weekend?

Startup Weekend es un evento que se organiza de forma periódica en diversos países y en cientos de ciudades.
El objetivo de los participantes es montar una startup en 54 horas.
Para ello los startuperos que quieran, propondrán ideas de negocio que serán filtradas entre los demás asistentes. Las mejores ideas formarán un equipo entre todos los participantes que quieran colaborar en cada una y luego, cada equipo, dará forma a esa idea hasta convertirla en una startup funcional y validada.

Cada grupo cuenta con la ayuda impagable de un grupo de mentores voluntarios que se pasearán por las mesas de trabajo de cada equipo aportando su opinión, resolviendo dudas y ayudando, en definitiva a dar forma al proyecto.

Es un evento intenso que acaba el domingo con la presentación de todas las startups frente a un jurado que premiará las 3 ganadoras, pero, más allá de quien gane, nadie en ese evento sale con las manos vacías:

  • Son 54 horas jugando a crear algo en lo que crees con un equipo que de un día a otro pasan de ser completos desconocidos a familia.
  • Una experiencia tan educativa como motivadora que te enseña herramientas nuevas para tu desarrollo profesional y personal.
  • Es la forma más lúdica de hacer un networking muy productivo. Más allá de tu equipo, todos los locos capaces de gastar dinero en pasar un fin de semana trabajando como burros o ayudando a los demás de forma voluntaria, son gente que viene bien conocer y tener cerca.
  • Es la mejor manera de testar tu idea de negocio y recibir feedback cualificado. Tanto si tu idea es seleccionada como si no, solo con presentarla, ver la respuesta que obtiene y las opiniones de lo demás, ya ganas.

Actualmente el 12% de las startups gestadas en anteriores eventos, han continuado después de su gestación y se han convertido en startups de éxito, una cifra muy baja bajo mi punto de vista, que quedé impresionada con el nivel de las propuestas presentadas este fin de semana.

Mi experiencia

Era la primera vez que iba así que no pensé en proponer ninguna idea. Estaba feliz ante la posibilidad de escuchar todas las ideas que se fueran a proponer y unirme a la que más me apeteciera, pero algo cambió.

El Facilitador, Jaime Aranda, hizo un gran trabajo previo para ayudarnos a romper el hielo, y cuando ya parecía que se habían acabado todas las ideas, y, ante la insistencia de Jaime porque rescatásemos alguna más, decidí me descubrí saliendo al escenario a contar aquella idea que medio estuve valorando hace algún tiempo y que dejé guardada en el cajón porque me parecía muy ambiciosa para mi sola.

Sólo el hecho de salir al escenario de Google Campus Madrid, improvisar un pitch de la nada delante de más de 100 personas, y no caerme al salir y entrar del escenario fue un premio para mí.  Pero el premio continuó cuando mi idea empezó a recibir votos y acabó siendo una de las finalistas. Fue un honor volver al escenario y compartirlo con aquellas otras ideas tan chulas que habían sido seleccionadas, tanto es así que me planteé que si mi idea finalmente no montaba un grupo, no me importaba, sabía que también me lo pasaría en grande en otras ideas estupendas.

Pero al final nos juntamos 5 en mi equipo, y no podía haber sido mejor. Contar con el punto de vista, los conocimientos y los recursos de todos mis compañeros: Mar, Ana, Pablo y Manuel, además de la ayuda de los mentores y el feedback del resto de los participantes, convirtió mi alocada idea en un proyecto real y viable con apenas unos retoques que sola jamás hubiera visto. Puede funcionar y de hecho no descarto para nada seguir en ello. Sigue siendo un proyecto ambicioso, pero ahora sé que cuento con gente que cree en él tanto como yo. Por eso no digo más sobre de que va. Iré informando en cuanto tome forma.

Conclusión

Una experiencia transformadora y enriquecedora a muchos niveles. Obligatoria para los que tenemos el gen emprendedor y más que recomendable para todos los demás. Me veréis en el siguiente y probablemente en los de después.

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *